• Ponte metas reales. Todo cambio necesita un proceso de adaptación, constancia y disciplina, así que no desesperes en querer unos resultados rápidos, NO EXISTEN PASTILLAS NI DIETAS MILAGRO. Comenzarás a ver resultados a partir del primer mes. Ponte metas reales.
  • Realiza una lista de alimentos sanos y naturales(frutas, verduras, legumbres, pollo, huevos, claras de huevo, cereales integrales, avena…) y desecha aquellos procesados, altos en azúcares y harinas blancas.
  • Elimina todos aquellos alimentos que ponen en sus etiquetas “Light” y créate tu propia combinación de alimentos. No suprimas ningún macronutriente (carbohidrato, proteína, grasas y minerales). En la moderación y saber a qué hora comerlos está el éxito.
  • Aumenta el consumo de fibra, controlarás mejor el apetito a largo plazo. Buenas fuentes de fibra: avena, salvado de avena, semillas de chía, linaza molida, vegetales, etc.
  • Quema grasa comiendo grasa. No elimines de tu dieta las grasas buenas, error muy común cuando nos ponemos a dieta. Inclúyelas de forma moderada. Controlan el apetito sobre todo cuando la combinas con proteínas. Mejoran el funcionamiento cerebral, tu estado de ánimo y disminuye el riesgo de depresión. Mejoran el funcionamiento hormonal. Cuando disminuyes la ingesta de carbohidratos e incrementas la de grasas buenas, tu sensibilidad a la insulina mejora. Las grasas buenas previenen afecciones cardiacas. Disminuyen el colesterol y triglicéridos. Las grasas mejoran la vista, piel, uñas y refuerzan el sistema inmunológico. Grasas buenas: huevos, salmón, aguacate, frutos secos (NO FRITOS), semillas, aceitunas, aceite oliva, aceite de coco…
  • Come pequeñas cantidades 5 ó 6 veces al día (acelera el metabolismo). No te saltes ninguna comida. comienza el día con un buen desayuno alto en proteínas, la comida más importante.
  • Bebe 3 litros de agua al día, si es fría mejor, ya que eleva el metabolismo porque el cuerpo debe esforzarse más para asimilarla.
  • Incluye proteína de alta calidad en TODAS tus comidas (efecto saciante).
  • No elimines los carbohidratos. Incluye carbohidratos complejos de bajo índice glucémico (Vegetales, cereales y legumbres)
  • Consume las frutas en la mañana. Son altas en fructosa, un azúcar simple. Aunque la fructosa no estimula los niveles de insulina te hace aumentar la grasa corporal si la consumes en exceso o en horarios inadecuados.
  • Limita el consumo de sal. Utiliza especias naturales y elimina embutidos (contienen mucho sodio).
  • Eliminar el alcohol o por lo menos limítalo.
  • Debes dormir 8h diarias. El descanso necesario para que tu cuerpo se recupere y los músculos puedan crecer.
  • Entrenamiento de fuerza, sal del estado de confort. No le temas a las pesas, conseguirás moldear tu cuerpo al mismo tiempo que aceleras el metabolismo. Realiza intervalos de alta intensidad(HIIT) por la tarde, nunca en ayunas.
  • El espejo, tu mejor aliado. No te guíes por la báscula. El músculo pesa más que la grasa. Al mismo tiempo que pierdes volumen y grasa tu cuerpo se tonifica, así que no te asustes si ves que has aumentado de peso. Guíate por tu ropa.

 

RECUERDA: ¡Querer es poder! Si no puedes acudir al gimnasio por falta de tiempo o recursos, puedes realizar ejercicios al aire libre o en casa. Recuerda que la dieta es un 70% de nuestro éxito, 15% el ejercicio y 15% el descanso.

 

IMG_5275

Tags:
Lorena Pérez Cuenca
http://www.musclemind.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *